Ruta de las Villas Medievales

RidenRoad me ha encargado elaborar una ruta por la Sierra Norte de Guadalajara para presentar la versión 2 de su página web/ aplicación. Son ya muchas las rutas que hemos recorrido por esta zona así que pensé que debía introducir alguna novedad… ¿cuál? Curvas infinitas, paisajes y un poco de arquitectura medieval.

ITINERARIO

Pozuelo – Miraflores – Puerto de la Morcuera – Lozoya – Puerto de Navafría – Pedraza – Sepúlveda – Riaza – Puerto de la Quesera – Majaelrayo – Campillo de Ranas – Corralejo – Puebla de la Sierra – Pozuelo

La ruta es on-road 100%

http://adventures.garmin.com/en-US/by/javier-expedicion-trail/expediciontrail-sierra-madrid-segovia-guadalajara/#.VXdPVu_GPIU

Si quieres el track, puedes contactar conmigo en el email expediciontrail@gmail.com

TOTAL

Distancia de 350 kms aproximadamente, recorridas en 5h 30m

100% on-road

CRÓNICA

Rumbo Norte, recorriendo la carretera de Colmenar Viejo, llego a Miraflores de la Sierra. Un pueblecito que tiene una plaza preciosa, y al que se llega dejando  atrás Soto del Real y Colmenar Viejo.

Demasiado pronto para tomar un café, así que continúo sierra arriba por el Puerto de la Morcuera. La carretera es muy bonita, máxime en primavera. La subida es revirada; y la bajada, también de curvas ratoneras, nos va dejando caer lentamente sobre la carretera Nacional que luego comunicará con Lozoya.

En esta localidad, y casi en la esquina con la carretera que asciende por el Puerto de Navafría, hay un pequeño bar que resulta perfecto para recuperar fuerzas y temperatura.

Foto 31-5-15 8 12 07

Foto 31-5-15 9 05 59 (1)

El paisaje cambia; comienza a desaparecer la piedra y la carretera atraviesa un túnel de árboles de hoja caduca. No en vano, es una zona de explotación forestal.

Foto 31-5-15 9 13 00

Al llegar a la N-110 quería acercarme a Pedraza desde el Norte, por los que tenía que tomar rumbo a Segovia y -a los pocos kilómetros- para coger una pequeña carretera que terminaría en Pedraza. Un poco antes de llegar me topé con la Ermita de las Vegas; una pequeña y perdida muestra de la arquitectura románica. Se dice que esta pequeña iglesia, declarada patrimonio de la humanidad, se asienta sobre las ruinas de una antigua villa romana.

Foto 31-5-15 9 33 56 (1)

De nuevo en ruta, se llega a la villa románica del siglo XII Pedraza. Hoy se ha convertido en una fuente de turismo para la zona, pero antiguamente no lo fue tanto y estuvo a punto de quedar deshabitada. Son tantos rincones los que se deben visitar que lo mejor es aparcar la moto  y pasear entre sus calles, rebosantes de sabor medieval. La entrada a través del arco con la cárcel, el castillo, plaza, su iglesia… Incluso las vistas son bonitas.

IMG_0318

IMG_0322

IMG_0347

En fin, había que seguir ruta así que tome de nuevo la N-110 hasta pasado Prádena (donde, por cierto, se encuentran las Cuevas del Prádena que merecen también ser conocidas). Como iba bien de tiempo, decidí no sucumbir a la tentación de continuar con el periplo medieval y -en vez de continuar hasta Riaza- cogí la pequeña carretera que con dirección al norte me llevaría hasta Sepúlveda; atravesando Perorrubio, cuya Iglesia me pareció digna de fotografiar.

IMG_0362

IMG_0381

Sepúlveda es otra villa medieval segoviana conocida por ser uno de los puntos en los que empieza/termina el Parque Natural del Duratón. Se encuentra en un promontorio, así que las vistas desde la Iglesia de Santo Tomás son excelentes. Un poco agotado por el calor, decidí regalarme un aperitivo frente a la plaza de la torre del castillo (casi derruido); que es también la plaza más típica del pueblo.

IMG_0386

IMG_0385

Con fuerzas renovadas y pensando que aquí había que volver otro día para disfrutar de un rico asadito, continué hasta la próxima parada: Riaza. Como véis, en esta ruta prevalece la arquitectura y los pueblos medievales; por eso se me ocurrió ir enlazando uno tras otro. El siguiente sería Ayllón, pero tocaba ya adentrarse en la sierra norte de Guadalajara a través de un pequeño puerto no muy conocido, y menos transitado, que se llama Puerto de La Quesera. Dejaba atrás la campiña segoviana caracterizada por sus flores y trigales, y comenzaba a adentrarme en la zona boscosa de Guadalajara.

IMG_0481

IMG_0483

IMG_0484

La vista desde lo alto del puerto es absolutamente espectacular, y más en esta época primaveral. Verdes, marrones, amarillos, rosas, rojos… es inacabable la paleta de colores que salpican las praderas. La carretera es muy pequeña y serpentea entre riachuelos y rocas y poco a poco nos va dejando entrar en la conocida zona de la arquitectura negra: Majaelrayo, primero, y Campillo de Ranas, después. Normalmente suelo tomar algo en el mesón del Jabalí -en Majaelrayo- pero esta vez opté por Campillo de Ranas; un buen bocata con una cervecita sin me dejó como nuevo. Una u otra opción son válidas en una ruta que bastante intensa en curvas y paisaje.

IMG_0429

IMG_0436

IMG_0452

IMG_0456

No nos encontramos demasiado lejos de Madrid, y éste es un buen punto para unirlo con otras muchas rutas: hacia Valverde de los Arroyos por la ciudad encantada de Tamajón, hacia la Sierra de Madrid por Patones… Sin embargo, me apetecían muchas más curvas cuando la tracé sobre el mapa; curvas, paisaje y pueblos perdidos. Así que sin dudarlo continué mi rutómetro hacia Corralejo, por la llamada “muralla china”, de la que ya os he hablado en otras rutas.

IMG_0457

A partir de aquí apenas hay “civilización” hasta Puebla de la Sierra (con excepción de La Hiruela). Así que no tendría “cafetito” hasta llegar allí. Aunque la verdad es que con tanta curva era difícil dormirse. Desde aquí hasta Madrid, la carretera se returce por la Sierra del Rincón. Como iba bien de tiempo, me paré en el mirador; en el que no es difícil ver algún buitre leonado o algún otro ave.

IMG_0462

IMG_0463

Pasado el embalse del Atazar, me decidí a incorporarme en la A1 y poner rumbo en casa. Creo que ésta ha sido una de las rutas on road más completas que he hecho desde hace tiempo.

IMG_0464IMG_0469

 

Segovia – Madriguera – Cantalojas – Tamajón – Cantalojas

Tenía muchas ganas de enlazar una ruta por estas dos provincias de la zona norte de Madrid, pero me hacían falta dos días. Mi amigo Oscar Skiman iba a recibir a unos amigos de León y Galicia y me pidió colaboración para diseñar el rutómetro… así que vi la oportunidad servida. Creo que son dos provincias increíbles para disfrutar del trail. Mi tarea fue hacer una ruta de dificultad moderada pero rebosante de paisaje (porque las motos de los viajeros iban a ir cargadas); y éste fue el resultado.

ITINERARIO

DÍA 1

Segovia (Acueducto) – Zamarramala (Iglesia templaria de la Vera Cruz) – Torrecaballeros – Torreiglesias – Carrascal – Turégano – Veganzones – Lagunas de los Porretales – CAntalejo – Sebúlcor – Conventos de Nra Sra de la Hoz – Sebúlcor – Sepúlveda – Riaza – Madriguera – El Muyo – Cantalojas.

(Recorrido Trail) 120 kms (aprox)

DÍA 2

Cantalojas – Majaelrayo – Campillo de Ranas – Corralejos – Ctra GU 180 – La Vereda – El Vado – Tamajón – Valverde de los Arroyos – Galve de Sorbe – Condemios de Arriba – Aldeanueva de Atienza – El Alto Rey – Condemios de Arriba – Galve de Sorbe – Cantalojas.

(Recorrido Trail) 200 kms (aprox)

Nota: para obtener el rutómetro/track, puedes enviarme un email a través de expediciontrail@gmail.com  o descargártela a través del siguiente enlace de wikiloc http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9706386

TOTAL

Día 1: 120 kms con un promedio bajo.

Día 2: 200 kms aprox con un promedio muy bajo, sobre todo los primeros 80 kms.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=view&id=9706386&measures=off&title=off&near=off&images=off&maptype=S

CRÓNICA

DÍA 1

IMG_0947El punto de quedada fue el acueducto de Segovia, así no habría pérdida para los amigos del norte. Un lugar que no puede dejarse de ver cuando se pasa por esta localidad: su historia y su forma de construcción sin argamasa son un ejemplo de la arquitectura romana. Bordeando la ciudad por el oeste-norte contemplamos el alcázar en lo alto de la colina y cruzamos el río hacia Zamarramala. Antes de llegar a esta localidad, merecía la pena detenerse en la Iglesia templaria de la Vera Cruz. Además, era el punto perfecto para hacer también una foto a al alcázar. Carecíamos de tiempo, así que no entramos en la Iglesia; pero, pudiendo invertir 10 minutos, compensan los 2 euros de la entrada.

IMG_0962 IMG_0960 Poco a poco iba quedando atrás la ciudad y entrábamos en la primera pista hacia Torrecaballeros, con una de las peores compañías: la lluvia. El terreno resbaladizo y el sobrepeso de las motos cargadas con las maletas dificultaron el avance; pero cuando cuando hay ganas y pericia, no hay obstáculo que frene una “expedición trail”. La pequeña carretera que pasa por Brieva y cruza el Río Pirón serpentea entre zonas arboladas, pero el asfalto no es malo del todo y conducimos sin problemas. Atravesamos Adrada de Pirón recordando el camino que bordea eso río y los paisajes de su valle, a los que no podemos acercarnos por falta de tiempo. Desde TorreIglesia, de nuevo, tomamos pista hasta Carrascal y luego Turégano. Allí, un poco mojados por la lluvia, optamos por dedicarnos media hora y relajar el cuerpo con una “sin”. IMG_0964 El último tramo antes de comer nos adentraría en la conocida zona de pinares del Duratón, camino de Cantalejo. Con parada obligatoria en las lagunas de los Porretales. En primavera están rebosantes de agua y transmiten una vitalidad casi mágica. No es difícil ver ánades, águilas, cigüeñas negras, halcones y otro montón de aves típicas de este Parque Natural. IMG_0965 Como ya apretaba el estómago, concreté el mejor sitio para comer en esta zona (y para dormir): La Posada del Duratón. Revuelto de turmas, verduritas a la parrilla, cochinillo asado y postres “ligeritos” de la zona; vamos, un “tentempié”. Su dueño, José Tovar, siempre está presto para atender a los moteros y darles el mejor trato. El propio edificio es espectacular, imitando las antiguas construcciones de la zona (muchos anuncios se han rodado en ella). IMG_0970 IMG_0971 Aunque ya habíamos recorrido el 50% del recorrido, no podíamos relajarnos. Quedaba pendiente la visita al Convento de la Hoz, por una pista que sale y retorna hasta Sebúlcor; la panorámica es espectacular y compensa con creces invertir el tiempo. 7182586556_0b047b75ba_b De nuevo en Sebúlcor, con la vista y el alma saciados por la belleza del paisaje, continuamos por la pequeña carretera que discurre junto al Duratón; y que termina en Sepúlveda. No es muy larga, así que hay que disfrutarla intensamente. IMG_0907 2006-08-13-001-037 Sin detenernos en Sepúlveda, seguimos ruta por otra pequeña carretera que termina en Riaza. El mejor sitio para tomarse un pincho y otra cervecita de media tarde; ahora sí quedaba menos de una hora para llegar a nuestro destino del primer día. La de Riaza es una plaza muy singular, que utilizan para todo: desde plaza de toros hasta recinto ferial. Bellísima, en cualquier caso, y un buen lugar para descansar y tomar unos pinchos. IMG_1072 La salida la hacemos por  la parte trasera de la villa, de forma que comenzamos a recorrer los conocidos “pueblos rojos”. Es carretera en vez de pista, pero el asfalto nos permite disfrutar lo suficiente como para no echar de menos más emoción. Varios son bonitos, pero  el más conocido  y llamativo es el de Madriguera; así que nos dirigimos hasta allí. Vale la pena comentar que de camino hasta allí dejamos una pequeña posada a la que se accede por pista, que puede ser un buen lugar para comer o dormir con otra organización de rutómetro. Es el Molino de la Ferrería. IMG_8735 IMG_1074 En Madriguera dejamos la carretera principal (si se le puede llamar así) y giramos a la derecha hacia el Muyo, que es un pequeño pueblo con casitas de piedra en estado de semiabandono. Objeto de las miradas de algunos ancianos del lugar, que quedan estupefactos por el tamaño de nuestras motos de trail (seguro que con el recuerdo de sus Puch Condor), terminamos la carretera que muere aquí. Continuamos recto y subimos por la pista (muy embarrada en invierno) que termina coronando la sierra que separa la ladera norte de Riaza y la sur de Majaelrayo (por citar dos pueblos conocidos); o, lo que es lo mismo, la arquitectura roja y la arquitectura negra. En lo alto, donde hay que abrir y cerrar una valla para el ganado, se puede disfrutar de una vista espectacular hacia los cuatro puntos cardinales; destacando el Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra. Eso sí, hace un frío y un viento importantes. La pista baja bordeando la zona protegida y termina en nuestro punto de destino para ese día: Cantalojas. Esta localidad tiene tres posibles lugares de alojamiento: el camping -cerrado en invierno-, la casa rural Castillo Diempures -muy bonito, con spa- y la Ventana de Tejera Negra -apartahotel-, muy bien de precio y calidad. Aquí nos alojamos nosotros. IMG_1076 IMG_1085 IMG_1454 Tocaba recuperar fuerzas, descansar un rato y reírnos con las anécdotas del día. Según el pronóstico,  amanecería soleado y disfrutaríamos de otro día bueno de moto.

DÍA 2

El segundo día amaneció soleado. ¡Menudo regalo! Después del reconstituyente desayuno, y de ver la ruta que íbamos a seguir, fuimos a por las monturas; esta vez más ligeras porque las maletas se quedaron en el hotel.

La salida de Cantalojas hacia el sur es por la “pisa blanca”, llamada así por el color del polvo que se levanta. Como las semanas anteriores había llovido bastante, el interior de algunas curvas estaba bastante roto. Pero no hay nada que con cuidado no se pueda resolver, y circulamos sin mayores problemas. La vista desde la zona alta sobre la Reserva del Sonsaz siempre me han parecido espectacular.

Foto 1-5-15 19 17 36

Al terminar este camino forestal, entramos en Majaelrayo: uno de los típicos pueblos de la arquitectura negra. Vale pena recorrer sus calles, su plaza y ver su iglesia (incluso, teniendo tiempo, tomarse un cafetito en el bar El Jabalí); y luego salir del pueblo por la única carretera que existe, camino de el Vado.

Recién pasado Campillo de Ranas, en el que también vale la pena detenerse a tirar unas cuantas fotos, hay que tomar la carretera que sale hacia la derecha y que termina en Corralejo. Es tramo conocido por nosotros como la “muralla china” de Gudalajara.

Foto 2-5-15 11 34 25

Foto 2-5-15 11 37 57

La carretera mejora y comenzamos ascender. Nos permitimos una paradita de descanso en el mirador que está a unos 5 kms. y luego continuamos hasta lo alto del puerto. Allí la abandonamos, girando a la izquierda, y tomando otra pequeña vía que terminaría en La Hiruela si no fuera porque un poco antes -emocionados- damos gas adentrándonos en la pista de La Vereda (pero en sentido inverso al habitual). Este camino forestal es uno de mis preferidos de la zona. No tiene pérdida: se debe seguir todo recto hasta un cruce en el que si giras a la izquierda vas a Matallana (pueblo que vale la pena conocer, casi deshabitado), y si vas  a la derecha terminas en el Vado pasando por al lado de La Vereda. Nosotros continuamos disfrutando de este tramo de tierra hasta el Vado, con la parada obligatoria para transitar por las vacías calles de La Vereda.

IMG_1176

IMG_1177

IMG_1186

IMG_1184

Atravesamos la presa y llegamos a Tamajón. Allí nos dimos un buen homenaje a base de los productos típicos… es decir, nos echamos un asadito al cuerpo.

IMG_1196

IMG_1195

Para quien desee poner punto y la ruta y retornar a casa, este es el lugar adecuado. Puede ponerse rumo sur hasta Madrid y llegar a casa en hora y media.  Pero si se dispone de un día más, vale la pena continuar la carretera hacia el norte y llegar a Valverde de los Arroyos.Y de ahí hasta Galve de Sorbe, otro precioso pueblo con castillo incluido.

En esta zona no hay gasolineras, así que hay que desplazarse hasta Condemios de Arriba. Luego nosotros retornamos hasta Cantalojas de nuevo para descansar y pernoctar.

El día siguiente, y tras el desayuno,  llegaríamos a Madrid en dos horas. Un magnífico fin de semana motero.

Sobre la legalidad de las grabaciones con “cámaras de acción”

Soporte-para-el-manillar-4Más de 20.000 visitas en dos días y un sin fin de retweets, además de sorprenderme, me han hecho entender que la legalidad de las grabaciones con “cámaras de acción” son una cuestión que suscita mucho interés para nuestro colectivo. Así que, cumpliendo un compromiso adquirido, voy a tratar el tema de forma pormenorizada.

Últimamente la LOPD se ha convertido en la excusa para todo; para “pedir” y para “no dar”. Pero, ¿cuál es realmente su sitio, cuánto nos afecta y qué nos prohíbe?

Tenemos que partir de dos conceptos básicos: grabar un vídeo es lo que llamamos “generar contenidos”, y colgarlos en el canal de Youtube (por ejemplo) es “publicar contenidos”. Son dos actividades diferentes, que hay que tratar de forma distinta; y que implican dos fases.

La grabación de un vídeo privado con nuestra “cámara de acción” cuando vamos en moto es equivalente a la grabación que realiza un turista con su Smartphone enfrente del Palacio Real de Madrid. Y, por tanto, no está prohibida; esto debemos tenerlo claro.

Pero, ¿qué sucede con la LOPD? El art. 2.2.a. excluye expresamente las grabaciones privadas, domésticas y familiares de su ámbito de aplicación. Y, en el mismo sentido el art. 4 a) del Real Decreto que lo desarrolla, que además clarifica que “sólo se considerarán relacionados con actividades personales o domésticas los tratamientos relativos a las actividades que se inscriben en el marco de la vida privada o familiar de los particulares”.

Por completar el concepto, en relación con esta excepción doméstica en los Fundamentos 46 y 47 de la Sentencia del Pleno del Tribunal de Justicia de las Comunidades  Europeas de 6 de noviembre de 2003 (Sentencia Lindqvist), se especifica que “se mantendrá en este ámbito mientras no sea difundido por internet, de modo que sea accesible para un grupo indeterminado de personas”.

Y la Sentencia de la Audiencia Nacional de 15 de junio de 2006 afirmaba: “Lo relevante para la sujeción al régimen de protección de datos no será por tanto que haya existido tratamiento, sino si dicho tratamiento se ha desarrollado en un ámbito o finalidad que no sea exclusivamente personal o doméstico”. Y sigue “tampoco hay que entender que el tratamiento se desarrolla en un ámbito exclusivamente personal cuando es realizado por un único individuo”. Es decir, que sigue siendo personal y doméstica nuestra filmación del grupo motero de amiguetes; siempre y cuando no incluya difusión por internet, ni una finalidad profesional (ni siquiera mixta). Termina concretando que “será personal cuando los datos tratados afecten a la esfera de la persona, a sus relaciones familiares y de amistad, y que la finalidad del tratamiento no sea otra que sufrir efectos en esos ámbitos”.

En consecuencia, siempre que nuestro vídeo doméstico, de grupo o no, de recuerdo de los paisajes y de la ruta, se mantenga en estos términos podemos grabarlo tranquilamente sin que sea de aplicación la LOPD. Opinión que también se apoya en el informe 77/2013 de la propia Agencia de Protección de Datos.

Ahora bien, ¿qué sucede si yo lo que voy a hacer es publicar mi vídeo en YouTube? ¿Y si me gano dinero con esto de los viajes? ¿Y si soy medio profesional? “Vaya, entonces no puedo grabar“… Pues no, también puedo grabar legalmente con mi cámara móvil; pero cumpliendo con los requisitos de la LOPD. Y tendré que dar de alta en la Agencia de Protección de Datos un fichero que se llame, por ejemplo, “vídeos de rutas en moto”; tener mi Documento de Seguridad que recoge cómo llevaré a cabo el tratamiento de esos datos personales; atender especialmente al deber de información; y cuidarme de permitir y responder el ejercicio de los derechos de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición de los titulares de los datos.

Es importante tener en cuenta que esto no nos ampara para grabar cualquier cosa y a todos; y luego publicarlo. Desde el art. 18.4 de la Constitución pasando por la LO 5/1982 sobre el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen, quien se vea lesionado en este derecho podrá ejercitar civilmente una acción en defensa de su interés. Y, en el caso de una red social, a través del canal de denuncia correspondiente para que retiren el vídeo. Por eso es nuestra responsabilidad grabar con sentido común, y publicar con “doble sentido común” -si eso existe-.

A quienes les guste incluir en sus vídeos entrevistas con hosteleros, viandantes u otros no les costará nada llevar encima algunos ejemplares de un sencillísimo contrato de cesión de imagen que ahorrará muchos problemas si surge un cambio de opinión posterior del entrevistado. O, si se publican fotos, pixelar la cara de los menores o las matrículas.

No quiero extenderme más. Con esto espero haber arrojado un poco de luz sobre este tema tan de actualidad. Para entenderlo correctamente, debemos tener en cuenta -además- que tras la “revolución digital” que estamos viviendo la generación y publicación de contenidos audiovisuales se ha convertido en algo cotidiano, transformándose los conceptos de privacidad, intimidad y forma de transmisión de la información. Pero esto ya es “otra historia”.