Segovia – Madriguera – Cantalojas – Tamajón – Cantalojas

Tenía muchas ganas de enlazar una ruta por estas dos provincias de la zona norte de Madrid, pero me hacían falta dos días. Mi amigo Oscar Skiman iba a recibir a unos amigos de León y Galicia y me pidió colaboración para diseñar el rutómetro… así que vi la oportunidad servida. Creo que son dos provincias increíbles para disfrutar del trail. Mi tarea fue hacer una ruta de dificultad moderada pero rebosante de paisaje (porque las motos de los viajeros iban a ir cargadas); y éste fue el resultado.

ITINERARIO

DÍA 1

Segovia (Acueducto) – Zamarramala (Iglesia templaria de la Vera Cruz) – Torrecaballeros – Torreiglesias – Carrascal – Turégano – Veganzones – Lagunas de los Porretales – CAntalejo – Sebúlcor – Conventos de Nra Sra de la Hoz – Sebúlcor – Sepúlveda – Riaza – Madriguera – El Muyo – Cantalojas.

(Recorrido Trail) 120 kms (aprox)

DÍA 2

Cantalojas – Majaelrayo – Campillo de Ranas – Corralejos – Ctra GU 180 – La Vereda – El Vado – Tamajón – Valverde de los Arroyos – Galve de Sorbe – Condemios de Arriba – Aldeanueva de Atienza – El Alto Rey – Condemios de Arriba – Galve de Sorbe – Cantalojas.

(Recorrido Trail) 200 kms (aprox)

Nota: para obtener el rutómetro/track, puedes enviarme un email a través de expediciontrail@gmail.com  o descargártela a través del siguiente enlace de wikiloc http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9706386

TOTAL

Día 1: 120 kms con un promedio bajo.

Día 2: 200 kms aprox con un promedio muy bajo, sobre todo los primeros 80 kms.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=view&id=9706386&measures=off&title=off&near=off&images=off&maptype=S

CRÓNICA

DÍA 1

IMG_0947El punto de quedada fue el acueducto de Segovia, así no habría pérdida para los amigos del norte. Un lugar que no puede dejarse de ver cuando se pasa por esta localidad: su historia y su forma de construcción sin argamasa son un ejemplo de la arquitectura romana. Bordeando la ciudad por el oeste-norte contemplamos el alcázar en lo alto de la colina y cruzamos el río hacia Zamarramala. Antes de llegar a esta localidad, merecía la pena detenerse en la Iglesia templaria de la Vera Cruz. Además, era el punto perfecto para hacer también una foto a al alcázar. Carecíamos de tiempo, así que no entramos en la Iglesia; pero, pudiendo invertir 10 minutos, compensan los 2 euros de la entrada.

IMG_0962 IMG_0960 Poco a poco iba quedando atrás la ciudad y entrábamos en la primera pista hacia Torrecaballeros, con una de las peores compañías: la lluvia. El terreno resbaladizo y el sobrepeso de las motos cargadas con las maletas dificultaron el avance; pero cuando cuando hay ganas y pericia, no hay obstáculo que frene una “expedición trail”. La pequeña carretera que pasa por Brieva y cruza el Río Pirón serpentea entre zonas arboladas, pero el asfalto no es malo del todo y conducimos sin problemas. Atravesamos Adrada de Pirón recordando el camino que bordea eso río y los paisajes de su valle, a los que no podemos acercarnos por falta de tiempo. Desde TorreIglesia, de nuevo, tomamos pista hasta Carrascal y luego Turégano. Allí, un poco mojados por la lluvia, optamos por dedicarnos media hora y relajar el cuerpo con una “sin”. IMG_0964 El último tramo antes de comer nos adentraría en la conocida zona de pinares del Duratón, camino de Cantalejo. Con parada obligatoria en las lagunas de los Porretales. En primavera están rebosantes de agua y transmiten una vitalidad casi mágica. No es difícil ver ánades, águilas, cigüeñas negras, halcones y otro montón de aves típicas de este Parque Natural. IMG_0965 Como ya apretaba el estómago, concreté el mejor sitio para comer en esta zona (y para dormir): La Posada del Duratón. Revuelto de turmas, verduritas a la parrilla, cochinillo asado y postres “ligeritos” de la zona; vamos, un “tentempié”. Su dueño, José Tovar, siempre está presto para atender a los moteros y darles el mejor trato. El propio edificio es espectacular, imitando las antiguas construcciones de la zona (muchos anuncios se han rodado en ella). IMG_0970 IMG_0971 Aunque ya habíamos recorrido el 50% del recorrido, no podíamos relajarnos. Quedaba pendiente la visita al Convento de la Hoz, por una pista que sale y retorna hasta Sebúlcor; la panorámica es espectacular y compensa con creces invertir el tiempo. 7182586556_0b047b75ba_b De nuevo en Sebúlcor, con la vista y el alma saciados por la belleza del paisaje, continuamos por la pequeña carretera que discurre junto al Duratón; y que termina en Sepúlveda. No es muy larga, así que hay que disfrutarla intensamente. IMG_0907 2006-08-13-001-037 Sin detenernos en Sepúlveda, seguimos ruta por otra pequeña carretera que termina en Riaza. El mejor sitio para tomarse un pincho y otra cervecita de media tarde; ahora sí quedaba menos de una hora para llegar a nuestro destino del primer día. La de Riaza es una plaza muy singular, que utilizan para todo: desde plaza de toros hasta recinto ferial. Bellísima, en cualquier caso, y un buen lugar para descansar y tomar unos pinchos. IMG_1072 La salida la hacemos por  la parte trasera de la villa, de forma que comenzamos a recorrer los conocidos “pueblos rojos”. Es carretera en vez de pista, pero el asfalto nos permite disfrutar lo suficiente como para no echar de menos más emoción. Varios son bonitos, pero  el más conocido  y llamativo es el de Madriguera; así que nos dirigimos hasta allí. Vale la pena comentar que de camino hasta allí dejamos una pequeña posada a la que se accede por pista, que puede ser un buen lugar para comer o dormir con otra organización de rutómetro. Es el Molino de la Ferrería. IMG_8735 IMG_1074 En Madriguera dejamos la carretera principal (si se le puede llamar así) y giramos a la derecha hacia el Muyo, que es un pequeño pueblo con casitas de piedra en estado de semiabandono. Objeto de las miradas de algunos ancianos del lugar, que quedan estupefactos por el tamaño de nuestras motos de trail (seguro que con el recuerdo de sus Puch Condor), terminamos la carretera que muere aquí. Continuamos recto y subimos por la pista (muy embarrada en invierno) que termina coronando la sierra que separa la ladera norte de Riaza y la sur de Majaelrayo (por citar dos pueblos conocidos); o, lo que es lo mismo, la arquitectura roja y la arquitectura negra. En lo alto, donde hay que abrir y cerrar una valla para el ganado, se puede disfrutar de una vista espectacular hacia los cuatro puntos cardinales; destacando el Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra. Eso sí, hace un frío y un viento importantes. La pista baja bordeando la zona protegida y termina en nuestro punto de destino para ese día: Cantalojas. Esta localidad tiene tres posibles lugares de alojamiento: el camping -cerrado en invierno-, la casa rural Castillo Diempures -muy bonito, con spa- y la Ventana de Tejera Negra -apartahotel-, muy bien de precio y calidad. Aquí nos alojamos nosotros. IMG_1076 IMG_1085 IMG_1454 Tocaba recuperar fuerzas, descansar un rato y reírnos con las anécdotas del día. Según el pronóstico,  amanecería soleado y disfrutaríamos de otro día bueno de moto.

DÍA 2

El segundo día amaneció soleado. ¡Menudo regalo! Después del reconstituyente desayuno, y de ver la ruta que íbamos a seguir, fuimos a por las monturas; esta vez más ligeras porque las maletas se quedaron en el hotel.

La salida de Cantalojas hacia el sur es por la “pisa blanca”, llamada así por el color del polvo que se levanta. Como las semanas anteriores había llovido bastante, el interior de algunas curvas estaba bastante roto. Pero no hay nada que con cuidado no se pueda resolver, y circulamos sin mayores problemas. La vista desde la zona alta sobre la Reserva del Sonsaz siempre me han parecido espectacular.

Foto 1-5-15 19 17 36

Al terminar este camino forestal, entramos en Majaelrayo: uno de los típicos pueblos de la arquitectura negra. Vale pena recorrer sus calles, su plaza y ver su iglesia (incluso, teniendo tiempo, tomarse un cafetito en el bar El Jabalí); y luego salir del pueblo por la única carretera que existe, camino de el Vado.

Recién pasado Campillo de Ranas, en el que también vale la pena detenerse a tirar unas cuantas fotos, hay que tomar la carretera que sale hacia la derecha y que termina en Corralejo. Es tramo conocido por nosotros como la “muralla china” de Gudalajara.

Foto 2-5-15 11 34 25

Foto 2-5-15 11 37 57

La carretera mejora y comenzamos ascender. Nos permitimos una paradita de descanso en el mirador que está a unos 5 kms. y luego continuamos hasta lo alto del puerto. Allí la abandonamos, girando a la izquierda, y tomando otra pequeña vía que terminaría en La Hiruela si no fuera porque un poco antes -emocionados- damos gas adentrándonos en la pista de La Vereda (pero en sentido inverso al habitual). Este camino forestal es uno de mis preferidos de la zona. No tiene pérdida: se debe seguir todo recto hasta un cruce en el que si giras a la izquierda vas a Matallana (pueblo que vale la pena conocer, casi deshabitado), y si vas  a la derecha terminas en el Vado pasando por al lado de La Vereda. Nosotros continuamos disfrutando de este tramo de tierra hasta el Vado, con la parada obligatoria para transitar por las vacías calles de La Vereda.

IMG_1176

IMG_1177

IMG_1186

IMG_1184

Atravesamos la presa y llegamos a Tamajón. Allí nos dimos un buen homenaje a base de los productos típicos… es decir, nos echamos un asadito al cuerpo.

IMG_1196

IMG_1195

Para quien desee poner punto y la ruta y retornar a casa, este es el lugar adecuado. Puede ponerse rumo sur hasta Madrid y llegar a casa en hora y media.  Pero si se dispone de un día más, vale la pena continuar la carretera hacia el norte y llegar a Valverde de los Arroyos.Y de ahí hasta Galve de Sorbe, otro precioso pueblo con castillo incluido.

En esta zona no hay gasolineras, así que hay que desplazarse hasta Condemios de Arriba. Luego nosotros retornamos hasta Cantalojas de nuevo para descansar y pernoctar.

El día siguiente, y tras el desayuno,  llegaríamos a Madrid en dos horas. Un magnífico fin de semana motero.

Sobre la legalidad de las grabaciones con “cámaras de acción”

Soporte-para-el-manillar-4Más de 20.000 visitas en dos días y un sin fin de retweets, además de sorprenderme, me han hecho entender que la legalidad de las grabaciones con “cámaras de acción” son una cuestión que suscita mucho interés para nuestro colectivo. Así que, cumpliendo un compromiso adquirido, voy a tratar el tema de forma pormenorizada.

Últimamente la LOPD se ha convertido en la excusa para todo; para “pedir” y para “no dar”. Pero, ¿cuál es realmente su sitio, cuánto nos afecta y qué nos prohíbe?

Tenemos que partir de dos conceptos básicos: grabar un vídeo es lo que llamamos “generar contenidos”, y colgarlos en el canal de Youtube (por ejemplo) es “publicar contenidos”. Son dos actividades diferentes, que hay que tratar de forma distinta; y que implican dos fases.

La grabación de un vídeo privado con nuestra “cámara de acción” cuando vamos en moto es equivalente a la grabación que realiza un turista con su Smartphone enfrente del Palacio Real de Madrid. Y, por tanto, no está prohibida; esto debemos tenerlo claro.

Pero, ¿qué sucede con la LOPD? El art. 2.2.a. excluye expresamente las grabaciones privadas, domésticas y familiares de su ámbito de aplicación. Y, en el mismo sentido el art. 4 a) del Real Decreto que lo desarrolla, que además clarifica que “sólo se considerarán relacionados con actividades personales o domésticas los tratamientos relativos a las actividades que se inscriben en el marco de la vida privada o familiar de los particulares”.

Por completar el concepto, en relación con esta excepción doméstica en los Fundamentos 46 y 47 de la Sentencia del Pleno del Tribunal de Justicia de las Comunidades  Europeas de 6 de noviembre de 2003 (Sentencia Lindqvist), se especifica que “se mantendrá en este ámbito mientras no sea difundido por internet, de modo que sea accesible para un grupo indeterminado de personas”.

Y la Sentencia de la Audiencia Nacional de 15 de junio de 2006 afirmaba: “Lo relevante para la sujeción al régimen de protección de datos no será por tanto que haya existido tratamiento, sino si dicho tratamiento se ha desarrollado en un ámbito o finalidad que no sea exclusivamente personal o doméstico”. Y sigue “tampoco hay que entender que el tratamiento se desarrolla en un ámbito exclusivamente personal cuando es realizado por un único individuo”. Es decir, que sigue siendo personal y doméstica nuestra filmación del grupo motero de amiguetes; siempre y cuando no incluya difusión por internet, ni una finalidad profesional (ni siquiera mixta). Termina concretando que “será personal cuando los datos tratados afecten a la esfera de la persona, a sus relaciones familiares y de amistad, y que la finalidad del tratamiento no sea otra que sufrir efectos en esos ámbitos”.

En consecuencia, siempre que nuestro vídeo doméstico, de grupo o no, de recuerdo de los paisajes y de la ruta, se mantenga en estos términos podemos grabarlo tranquilamente sin que sea de aplicación la LOPD. Opinión que también se apoya en el informe 77/2013 de la propia Agencia de Protección de Datos.

Ahora bien, ¿qué sucede si yo lo que voy a hacer es publicar mi vídeo en YouTube? ¿Y si me gano dinero con esto de los viajes? ¿Y si soy medio profesional? “Vaya, entonces no puedo grabar“… Pues no, también puedo grabar legalmente con mi cámara móvil; pero cumpliendo con los requisitos de la LOPD. Y tendré que dar de alta en la Agencia de Protección de Datos un fichero que se llame, por ejemplo, “vídeos de rutas en moto”; tener mi Documento de Seguridad que recoge cómo llevaré a cabo el tratamiento de esos datos personales; atender especialmente al deber de información; y cuidarme de permitir y responder el ejercicio de los derechos de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición de los titulares de los datos.

Es importante tener en cuenta que esto no nos ampara para grabar cualquier cosa y a todos; y luego publicarlo. Desde el art. 18.4 de la Constitución pasando por la LO 5/1982 sobre el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen, quien se vea lesionado en este derecho podrá ejercitar civilmente una acción en defensa de su interés. Y, en el caso de una red social, a través del canal de denuncia correspondiente para que retiren el vídeo. Por eso es nuestra responsabilidad grabar con sentido común, y publicar con “doble sentido común” -si eso existe-.

A quienes les guste incluir en sus vídeos entrevistas con hosteleros, viandantes u otros no les costará nada llevar encima algunos ejemplares de un sencillísimo contrato de cesión de imagen que ahorrará muchos problemas si surge un cambio de opinión posterior del entrevistado. O, si se publican fotos, pixelar la cara de los menores o las matrículas.

No quiero extenderme más. Con esto espero haber arrojado un poco de luz sobre este tema tan de actualidad. Para entenderlo correctamente, debemos tener en cuenta -además- que tras la “revolución digital” que estamos viviendo la generación y publicación de contenidos audiovisuales se ha convertido en algo cotidiano, transformándose los conceptos de privacidad, intimidad y forma de transmisión de la información. Pero esto ya es “otra historia”.

Las Go Pro, ¿legales?

comprar-camaras-gopro-baratas-online-comprar-camaras-go-pro-economicas-por-internet-300x336No soy muy dado a escribir en este Blog posts que no recojan salidas en moto o experiencias vividas sobre dos ruedas, pero ya son varios los comentarios que he leído estos días en los foros sobre la legalidad de la grabación con las Go Pro en los cascos (mientras vamos conduciendo nuestras monturas); y creo que hace falta poner un poco de orden. Como abogado experto en Protección de Datos y Compliance, me siento legitimado y obligado -al mismo tiempo- a escribir esta entrada y dar m opinión.

Yo comprendo que en este país todos somos abogados y médicos. Pero eso está bien si se trata de comentarios personales en una tertulia de café entre amiguetes, pero no si se trata de un foro público; porque su impacto y su expansión es muy grande.

Comienzo a leer estos artículos y siempre veo lo mismo: un montón de citas de artículos y de normas que vienen a justificar aparentemente la afirmación del autor de que grabar desde una Go Pro está prohibido, que nos van a multar con 500 euros y que -además- nos van a requisar la cámara. Y luego definen lo que son “datos personales” a efectos de la LOPD, y cómo están incluidas las matrículas como dato personal, y cómo está requerido el consentimiento inequívoco, etc., etc, etc.

Pero, señores, nos olvidamos de que no hay que correr tanto; y de que la leyes tienen entre los primeros artículos uno dedicado a una cosa que se llama “ámbito de aplicación” y cuya función es algo tan simple como definir los comportamientos sobre los que se va a aplicar la normativa. Y, en consecuencia, aquellas actuaciones que sujetar a esos conceptos tan bien trasladados por los autores de los foros.

Por concluir y no extenderme, cito el artículo 2 de la propia Ley de Protección de Datos, que en su apartado 2 reza:

“2. El régimen de protección de los datos de carácter personal que se establece en la presente Ley Orgánica no será de aplicación:

a) A los ficheros mantenidos por personas físicas en el ejercicio de actividades exclusivamente personales o domésticas.”

Así que, sencilla y llanamente, la LOPD no prohibe nada por la sencilla razón de que no es de aplicación; ya que lo que grabamos con ellas son videos privados y domésticos. Y de ninguna forma son asimilables a las cámaras fijas de seguridad (privada o pública) que sí caen dentro de la ley. Espero con estas líneas zanjar una polémica que nos afecta a muchos moteros.

Tengamos en cuenta que la Guardia Civil es profesional y no va por ahí multando a nadie sin razón. No creamos sin más los titulares sensacionalistas.

Sierra Norte de Guadalajara

El 2014 ha sido un año fantástico de rutas y excursiones. “Africana” me ha dado continuas satisfacciones, y me ha renovado el espíritu motero con esa curiosa mezcla de pasión -por lo retro- y de sensación de aventura -por las posibilidades trail-.

He descubierto pequeñas carreteras, pistas de montaña y de llano, pueblos abandonados, ermitas y gente entrañable en los pequeños bares que siempre estaban dispuestos a darme un café caliente cunado llegaba frío por la mañana; o mojado tras una jornada de mal tiempo.

Por eso, se me ocurrió que una buena forma de cerrar el año era marcar un rutómetro que enlazara algunos de los mejores tramos que he recorrido a través de salidas diferentes.

Este es el resultado: un magnífica ruta que es mejor hacer a lo largo de un día entero, y que en mi caso se vió aliñada con precioso día soleado y la resaca de días de nevada.

ITINERARIO

Pozuelo de Alarcón – M40 – Ctra de Colmenar Viejo – Colmenar Viejo – San Agustín de Guadalix -El Molar – El Vellón – Torrelaguna – Patones – Toruero – Valdesotos – Embalse del Vado – Colmenar de la Sierra – Campillo de Ranas – Majaelrayo – Cantalojas – Madriguera – Riaza – A1 – Pozuelo

La ruta es trail, por lo que va enlazando tramos de comarcales y pistas forestales. Los pueblos son puntos de referencia, y hace falta buscar los caminos concretos.

TOTAL

350 kms (aprox), con el promedio muy bajo.

CRONICA

imageLos días anteriores estuvieron presididos por el mal tiempo, por lo que realmente no estaba seguro de poder salir esa mañana. Sin embargo, al asomarme a la ventana vi que el día me estaba retando con un amanecer precioso y soleado; así que no me podía negar.

La salida por la M40 es siempre aburrida y rutinaria. La carretera de Colmenar, la veo como esa pista de despegue hacia emociones y paisajes. Siempre que paso por Torrelaguna me detengo a tomarme un café y retomar temperatura en el Bar Antigua Casa Patata.

De nuevo “operativo”, comencé a recorrer la falda Sur de la Sierra de Madrid, dejando el conocido Patones de Arriba a mano izquierda.

Al poco, la carretera se estrecha (aunque ya es pequña de por sí). La presa de el Pontón de la Oliva nos da la bienvenida, como una premonición de que los siguientes kilómetros estarán llenos de sorpresas paisajísticas.

Carretera, pista, carretera… poco a poco nos vamos dirigiendo hacia el Norte.

image

image

image

Conforme ascendemos, las casetas del Canal de Isabel II y los conductos de agua presiden los cambios de nivel.

La zona deValdesotos a la presa de el Vado es mucho más agreste. No es difícil ver rapaces sobrevolando las cumbres, o algún corzo atravesando el camino. Es un tramo para disfrutarlo.

image

image

El Vado merece una parada y, desde luego, unas fotos. Me gusta bajar de la moto siempre que paso por allí, caminar un poco y quedarme ensimismado mirando el agua del pantano. Transmite una agradable sensación de tranquilidad.

Es necesario este descanso, porque a partir de aquí comienza una pista de bastantes kilómetros que nos permite recorrer la Sierra Norte desde el interior a través de sus bosques y sus praderas. Hay que desatacar la aldea de La Vereda, un pequeño pueblecito reconstruido al más puro estilo arquitectónico de la zona (arquitectura negra) que sólamente es accesible por esta pista forestal; y que por eso se queda a salvo de la agresividad del turismo dominguero.

Subidas, bajadas, curvas cerradas y unas cuantas piedras nos hacen recordar que conducir una moto de más de 200 kg por campo no es cosa fácil; y, desde luego, no podemos relajarnos en la conducción.

image image image image image

De nuevo en la carretera, giramos hacia la derecha por una carretera bien asfaltada (aunque comarcal) que a través de un puerto de montaña nos lleva hasta Corralejo. Un pequeño pueblecito de la Sierra en el que hay que prestar atención, porque debemos tomar una pequeñísima pista asfaltada (con señales de peligro por caída de piedras) que los moteros llamamos la “muralla china” y que termina en Campillo de Ranas.

Si intentara ponerle una pega a todo el trayecto hasta aquí, lo único que se me ocurriría es que los pueblos son tan pequeños y carentes de servicios, que no hay un bar en el que poder tomar un apertivo.

image image image image

Después de tanta curva, la llegada a Majaelrayo es una bocanada de aire fresco. En su plaza principal es imprescindible recuperar fuerzas echando una tapa de chorizo y jamón y una buena cervecita. El mesón del Jabalí es el lugar perfecto para descansar un poco, entre paisanos y motoristas; porque no es dificil ver aquí compañeros de afición.

De nuevo seguía por pista. No me resultó fácil encontrar la entrada del  camino que atraviesa la Reserva del Sonsaz (pista legal) y que termina en Cantalojas; donde está el acceso a la también Reserva del Hayedo de Tejera Negra. Pero más difícil todavía me resultó recorrerla en un día que, aunque hacía sol, guardaba la nieve de los días anteriores. Hacia medio camino, las zonas sombrías estaban cubiertas de nieve y; en el peor de los casos, de nieve helada. Aunque, la verdad, estaba disfrutando con una moto que me transmite siempre sensaciones de seguridad; quizá por derivar de una moto de campo directamente. Así era el trail en los 90.

Esta zona de Guadalajara está llena de praderas y riachuelos, que en este día estaban congelados.

image

image

image

image

Esta pista, conocida por muchos como la “pista blanca” por el color con el que termina la moto, termina en un pueblecito al otro lado de la Sierra que se llama Cantalojas. Antiguamente estaba casi deshabitado, pero hoy en día se ha repoblado de moradores de fin de semana. Incluso hay un hotel, con jacuzzi en una de las habitaciones, que debe considerarse como una opción muy válida para “perderse” con la pareja un fin de semana; y de paso caminar por la Reserva del Hayedo de Tejera Negra. Pero no nos olvidemos de que es uno de los pueblos más fríos de España.

Todavía quedaba enlazar esta zona con la de Riaza atravesando una zona montañosa… pensé enseguida en un viejo camino que conocía desde que antaño hacía 4×4 por allí Sólo era cuestión de no fallar en las referencias y encontrarlo. Recordaba que terminaba en Madriguera; el estandarte de los pueblos rojos. La cosa no fue fácil porque el frío azotaba bien y el suelo estaba helado en todas las zonas sombrías. De hecho, en más de una ocasión me repetía dentro del casco: “qué coño hago yo aquí solo el 30 de diciembre”.

IMG_8690IMG_8717

IMG_8724

IMG_8723

IMG_8735

IMG_8736

Poco quedaba ya para llegar a Riaza. La pequeña carretera que conduce desde Madriguera hasta la villa medieval deja a la izquierda un hotel/restaurante escondido al fondo de una pista que se llama El Molino de la Ferrería. Es otro sitio perfecto para desconectar del mundanal ruido.

Al llegar al final de la ruta sólo quedaba descansar un poco y entrar en calor. Y, por supuesto, echar las últimas fotos.

IMG_8737

IMG_8742

Ruta de los Molinos de Don Quijote y Tablas de Daimiel

Esta es una ruta trail que tenía muchas ganas de hacer. Es fácil, y combina carretera, pista, paisaje y monumentos; todo un cocktail de éxito. Pero hay que tener en cuenta que es larga, y salir prontito; o quedarse a comer en Orgaz (por ejemplo).

ITINERARIO

Pozuelo a Nambroca por A-42 (pasado Toledo) – Almonacid de Toledo – Mora – Castillo de las Peñas Negras – Consuegra – Villarubia de ojos – Las Tablas de Daimiel – Daimiel – Malagón – Fuente el Fresno – Los Yénebes – Orgaz – Ajofrín – Burguillos de Toledo – A-42 hasta Pozuelo (pasando por Toledo). (Ruta trail, por lo que los pueblos son lugares orientativos, está trazada por pista)

TOTAL

436 kms y 7,00 h. en movimiento Presentación1 CRÓNICA

Hace tiempo que tenía ganas de adentrarme en los Montes de Toledo; y también de hacer una ruta paisajística por La Mancha. Así que ¿por qué no combinarlo todo? Lo primero fue establecer las preferencias: Toledo, molinos de Don Quijote, algún castillo y, como punto final, las Tablas de Daimiel (que ya están en Ciudad Real). ¡Buf! Demasiado; en cuanto puse los waypoints en el mapa vi claramente que había que renunciar a algo… ¡Pero no quería! Así que lo único a lo que renuncié fue a parar en Toledo, que me iba a hacer invertir mucho tiempo. La ruta quedaba larga: casi 450 kms. Posiblemente tendría que comer por el camino, así que miré restaurantes y vi que un pueblo adecuado (por lo bonito y turístico) sería Orgaz, que de paso está a medio retorno.

Cuando llega la hora hora, ni suena el despertador, ni tengo ganas de levantarme… pero con el sol que hacía, imposible que aguantara la tentación. A las 08.30 ya estaba saliendo por la puerta del garaje. Por fin iba a hacer la ruta que me llevaría hasta las Tablas de Daimiel, un reto que tenía pendiente en la cabeza desde hace tiempo. Y, como soy de Bilbao, pues hasta que no lo he terminado no he parado.

Con un frío de narices (por no decir otra cosa menos elegante) llego a Toledo. ¡Qué bonita cuidad! Pero es para pasar un buen rato en ella, y disfrutar de sus calles y sus monumentos. La miro y me limito a cargar el depósito. En breve entraría en las pistas de campo, y no quería tener que repostar de nuevo hasta el fin de ruta. “Africana” aguanta 350 kms sin repostar, por lo que era el mejor momento.

Los caminos son fáciles, no hay barro ni pistas rotas; conduzco muy relajado siguiendo un nueva aplicación para navegar (Viewranger, pero de eso hablaremos en otro post). Las pistas discurren entre olivos. Precioso. Me llama la atención la estética de los pueblos manchegos. Y la cantidad de ruinas y castillos que te encuentras sin señalar, y sin que nadie les dé la menor importancia. Restos de un pasado de guerras y conquistas.   IMG_1127                         IMG_1128                         IMG_1129El castillo de Almonacid de Toledo está en lo alto de una colina. Es imposible no verlo, pero no resulta sencillo encontrar el acceso. La pista de subida está rota y serpentea por la colina. Pero cuando llegas, la recompensa n se hace esperar: al norte se divisa Toledo, al sur los campos de olivos; y al suroeste, los Montes de Toledo. Es curioso ver cómo, tras la planicie, allí donde se pierde la vista, se puede observar otro castillo; también en ruinas. Es el Castillo de Peñas Negras, cerca de Mora. Supongo que era así como planteaban las líneas defensivas en una zona tan polémica como ésta en la época de la Reconquista. IMG_1131                         IMG_8070Después de dos horas conduciendo casi 0 grados, ya casi no siento los dedos… toca recuperar fuerzas en Mora. Es un pueblo grande, un poco caótico y desordenado, pero destaca la forma de la iglesia en la plaza de clara influencia musulmana. Paro la moto y me regalo un cafetito con un par de magdalenas. Nada sano, ya lo sé; pero me digo que no era cuestión de coger salud, sino de entrar en calor. IMG_8069De nuevo en ruta, pongo rumbo a Consuegra. A la izquierda queda el castillo de Peñas Negras, en lo alto de una loma. Lo miro, pero no me entretengo; quedan muchos kilómetros por delante. Combinando pistas y carretera, alcanzo Consuegra. Es el pueblo de los molinos, conocido por las andanzas del hidalgo Don Quijote. Me resultan espectaculares, y me detengo un rato para deleitarme con la imagen. De uno de los molinos sale música instrumental de guitarra, así que es cómo si estuviera dentro de un paréntesis que me abstrae de la era tecnológica en que hoy vivimos. Fantástico, ya tengo la foto que tanto anhelaba. IMG_8078                                             IMG_8083Un paisano me pregunta por la moto. Nuestros vehículos siempre son excusa para romper el hielo: “de dónde vienes, a dónde vas, qué moto es…” . Me dice que para ir a Las Tablas de Daimiel tengo dos opciones, por dos carreteras. Le explico que no, que voy a ir por pista; y él insiste que se va por dos carreteras… Cuando la conversación se convierte en un diálogo de besugos, me pongo el casco y enfilo la aguja del GPS hacia las Tablas. La pista, que coincide un rato con la Cañada Real Soriana, atraviesa los Montes de Toledo. El paisaje es espectacular. Una vez más, me regodeo en lo bien que he marcado la ruta sobre el mapa digital. IMG_8085                         IMG_8071La pista, una vez comienza a descender por la vertiente sur, se convierte en un camino asfaltado; que hace que la conducción sea divertidísima. En menos de media hora llego a las Tablas. ¡Misión Cumplida! Están desbordantes de agua, el sol brilla en el cielo, y no hay mucha gente. Pero como es casi invierno, no hay demasiadas aves. Da igual. Por fin estaba en las Tablas. Tocaba el retorno, ya por carretera. Voy tan bien hora que pienso que con un aperitivo en Orgaz tendría suficiente, y luego podría comer en casa tarde. IMG_8087                         IMG_1141                         IMG_8088La moto va finísima. El día anterior la saqué del taller y le he cambiado algunas piezas de los carburadores. ¡Ya lo creo que va bien!

La carretera es buena, pero no es la principal. Pasa por los Yébenes y a las dos de la tarde me deja en la ilustre villa de Orgaz. Vale la pena pararse y descansar un poco, al tiempo que caminamos entre sus monumentos: el Castillo, la Iglesia, la puerta de san Juan, una ermita pequeña, los soportales de la plaza… IMG_8090                         IMG_8093                                             IMG_8095 A sólo una hora de casa no había opciones. Un tironcito más y estaría en Pozuelo; y dónde comer mejor y más relajado que en casa… Sin duda, una magnífica excursión.

Invernal: La Estrella de Javalambre XXVI

Una concentración invernal no es sólo una reunión de moteros en una época del año en que hace mucho frío. Es un momento mágico, que transcurre entre hogueras y amigos moteros que reencuentras cada año. Es la superación de un reto 10748184_370986313058622_317233010_nde frío, kilómetros y, en ocasiones, lluvia o nieve. Y por ello, se convierte en una cita ineludible cada año.

Cada uno lo vive de una manera. Para unos es una gran fiesta alrededor de una concentración de miles de motos, y -a ser posible- con no muchos kilómetros de por medio. Para otros, es un momento íntimo en una reunión de moteros sin carácter masivo, en el que reencontrarse con viejos y recurrentes amigos a los que ves año tras año; y que sería imposible sin esta parada. Los kilómetros no importan, y si el reto es mayor mejor que mejor.

Este año, mi cita en el calendario la reservaré para acudir a la Estrella de Javalambre. Copio a continuación su historia, extraída desde su página web:


El Origen

Hace mucho, mucho tiempo…

que en Italia se celebra una reunión mágica…la Stella Alpina Motociclistica Internazionale, concretamente desde el año 1966. Dicha reunión nació como una apuesta entre amigos, el italiano Mario Artuso y el inglés Harry Louis. Al parecer Harry insistía que el paso en moto más alto de Italia era el Passo Stelvio (2.758 m), mientras que Mario defendía que no, que el paso más elevado era el Colle de Sommeiller (3.050 m), y es que nadie pronunció la palabra alfalto, solo paso con moto.

De ahí que el mayor encanto de la Stella Alpina al igual que la Estrella de Javalambre, sea el subir por su pista “con cualquier tipo de moto” hasta la cota nieve, dónde año tras año se reparte la medalla conmemorativa a los asistentes.

Estrella de Javalambre de 1987Pues bien, en el año 1986 un grupo de amigos para los que la palabra aventura forma parte de su forma de vivir y del nombre de su asociación, quisieron crear una réplica de la Stella en España…la ESTRELLA DE JAVALAMBRE. Era el Grupo Moto Aventura de Utiel, que informados por José Codina (hoy director de Solo Moto 30) el cual había descubierto dicha reunión, se propusieron realizar algo lo más parecido y auténtico posible, salvando, claro está, las diferencias con de los Alpes italianos con la Sierra de Javalambre; así nació la Estrella de Javalambre.

Su magia:

Las olvidadas y frías tierras turolenses, ayudaron en gran manera a darle ese toque entre único y aventurero a quién se acercaba por Manzanera en invierno.

La clave

Su carácter, buen sabor motero y por una “autenticidad” que no se prodiga mucho hoy día en el mundo motero que vivimos, dónde parece que cuanto más es mejor.


Tiempos difíciles

El paso de los años trajo, como siempre ocurre, multitud de vicisitudes y problemas que unas veces con mas acierto y otras con mas dificultades se fueron solucionando, hasta que hace unos años el organizador habitual, el siempre activo Grupo Moto Aventura Utiel, tuvo que dejar de organizar este tesoro entre los eventos ruteros de España.

Tras un año sin reunión, y siendo nosotros, el Moto Club Zona Estival Salou (MCZE), unos enamorados convencidos de la Estrella, nos liamos la manta a la cabeza, y tras hablar con Carlos Verduras (el anterior organizador) y darnos todo su apoyo, nos vimos organizando la reunión a la que tantas veces habíamos acudido.

Manteniendo totalmente el espíritu y la estructura del evento, la organizamos durante cinco maravillosas ediciones. Luego una serie de problemas lo impidieron durante dos años, pero en el 2007… VOLVIMOS CON MAS FUERZA QUE NUNCA.

¿Por qué seguimos?

Porque nos gusta seguir organizando algo tan diferente y original, y aunque muchos se empeñen en que hay que cambiar las cosas, la Estrella de Javalambre es así, y así seguirá siendo, por lo menos hasta que nosotros la organicemos.

¿Como seguimos adelante?

Con ilusión, con las ganas de que todo salga lo mejor posible, ¡¿y como no?!, con la colaboración de un pequeño pueblo y de sus habitantes que se vuelcan con nosotros años tras año. Manzanera es realmente “La Estrella”.


¿Actualización o modernización?

Moto Grup Tortugas en la Estrella de Javalambre

Mejor dicho, evolución natural.

Si en las primeras ediciones (foto del Moto Grup Tortugas en la II edición) se permitía la acampaba libre en la pista de acceso al pico de Javalambre, dónde Carlos Verduras entregaba una magdalena y un café con leche junto a la medalla conmemorativa, hoy por hoy desgraciadamente las leyes medioambientales prohiben las acampadas libres y es que ya nos somos 50 inscritos los que acudimos a Manzanera.

Durante el paso de los años se han ido añadiendo varios elementos que los tiempos y los asistentes demandaban: el grupo musical que ameniza la noche…, el desfile de antorchas por las calles del pueblo…, el sorteo de regalos ¡¿y como no?!, el pica-pica de despedida.

En el año 2008 se sumaron a la organización de la Estrella algunos miembros del moto club (actualmente ya no tienen vinculación directa con el MCZE, como así consta en los Estatutos). Estas incorporaciones llevadas por la ilusión de añadir más servicios a los inscritos, nos llevaron a cometer el gran error de querer cambiar ciertas cosas, que en mayor o menor medida desvirtuaban lo que hasta entonces era la Estrella de Javalambre, y que por suerte o por desgracia, creaba un punto de inflexión entre dos grupos bien diferenciados de estilo y de ver el mundo de la moto.

A día de hoy la Estrella de Javalambre, a la cual limita el aforo de hospedaje del camping y de los hoteles de los alrededores, hace que no supere el número de los aproximadamente 350 inscritos, de los que un gran número son vecinos de la zona que se acercan solamente el domingo por la mañana a la recogida de la medalla conmemorativa.


¿Reunión libre o concentración?

Pues ni lo uno, ni lo otro; las actuales leyes medioambientales no nos permiten la acampada “libre” como antaño en la pista, pero en el camping, centro neurálgico de la Estrella de Javalambre, hay bungalows, albergue y zona de acampada con sus servicios, esto último incluido en el precio de la inscripción, así como el desfile de antorchas, una discoteca hasta altas horas, el sorteo de regalos, y un pica-pica de despedida.

I Aniversario Touratech Madrid

Esta ruta puede hacerse en una mañana perfectamente; o de forma más relajada, quedándose a comer. El pueblo para ello sería Brihuega, en el que no se pueden dejar de visitar su plaza de toros, el castillo, la plaza y la iglesia, y otros rincones. El itinerario está lleno de pequeños hitos arquitectónicos.

ITINERARIO

Madrid – Torrejón de Ardoz – El Gurugú – Anchuelo – Santorcaz – Pozo de Guadalajara – Pioz – Fuentenovilla (destacado) – Yebra – Zorita de los Canes – Sayatón – Alocén – Durón – Budia – Brihuega – Torija – Valdegruda – Caspueñas – Torija – Madrid

(carretera)

TOTAL

321 kilómetros recorridos en 4h y 30 minutos en movimiento

Presentación1CRÓNICA

Participar en la I Ruta Aniversario On Road de Touratech era un oportunidad para rodar entre amigos, y para tener un día de moto distendido; así que no podía no apuntarme. Tenía ganas, además, de rodar con Yago y sus amigos.

El itinerario recorría una zona nueva para mi, porque desconocía la provincia de Guadalajara Sur Este (hacia el pantano de Sacedón). Y tengo que decir que me gustó; y que me ha animado a continuar descubriendo ese territorio. Me pilla justo al otro lado de Madrid, pero tengo que reconocer que me he quedado con el “gusanillo” dentro.

IMG_7687

Como veis en esta foto, la jornada empezaba en la sede de Touratech Madrid con la charla de rigor de Yago y su colaborador “Luis Moteando”… y ya nos traía la primera sorpresa: nos acompañaría Charly Sinewan, y la “familia García”. Todos ellos conocidos overlanders. Así que ya teníamos asegurado el entretenimiento de la comida.

IMG_7741A los pocos kilómetros de Alcalá de Henares, nos deteníamos en el primer estandarte arquitectónico de la ruta: el castillo de Pioz. Como fue la primera parada, aprovechamos para conocernos un poco y bromear; la cosas de romper el hielo; ya sabéis. “Que si yo he dado la vuelta al mundo dos veces, pues yo tres, pues yo al revés y primero…”

Como era la primera parada, tampoco queríamos entretenernos demasiado; así que continuamos ruta hacia Fuentenovilla. Este pequeño pueblo sorprende al visitante con una más que bonita (yo diría casi única) plaza. Bien vale una parada.

IMG_7758

La carretera mejora (paisajísticamente hablando) a partir de aquí. Se nota que nos alejamos de la gran orbe y que terminan los municipios-dormitorio. Ya no nos detenemos para no perder tiempo, solo ralentizamos el ritmo al paso de pequeños pueblos. Cada uno tiene su propio encanto: una fortaleza, una iglesia, las ruinas de un castillo… todos justificarían una parada  nos compensarían con una buena foto, pero no había tiempo.

IMG_7755 IMG_7759

El tramo que transcurre junto al río Tajo es, sencillamente, espectacular. A un lado, el río; a otro, las enormes paredes piedra.

IMG_7703A los pocos kilómetros, la carretera se abre de nuevo y bordeamos el embalse de Sacedón serpenteando entre árboles caducifolios. Es de destacar cómo conoce Luis la zona, porque nos lleva a una pequeña ermita que de nuevo nos regala la vista y nos permite una estupenda foto de grupo. Y otra vez: “que cómo son tus cubiertas, que cuánto duran…” conversaciones de moteros.

IMG_7746

IMG_7757

IMG_7722

El reloj no nos daba tregua, ya no se admitían más paradas ni más fotos ni más descansos para contemplar el paisaje. Brihuega esperaba “con la mesa puesta”.

La comida fue divertida, distendida y muy amena dela mano de los compañeros de afición y las anécdotas de los overlanders. Qué rápido se pasa el tiempo cuando se está a gusto. En fin, un ruta magnífica y una excusa cojonuda para conocer nuevos amigos. Esperaremos a la siguiente.

IMG_7728IMG_7749IMG_7731IMG_7733IMG_7735